Toggle the Widgetbar

OUR STORY

Nuestros vinos están delicadamente formulados con elementos de la naturaleza, tales como el clima y el suelo, que se combinan perfectamente para producir la más exquisita calidad de vino. Las Bodegas Pérez se encuentran en el valle de Curicó, Chile. Nuestros vinos han desarrollado su propio estilo único. Son vinos, refrescantes, balanceados y perfectos para emparejarlos con diferentes tipos de comida. Poseen elegancia y un delicioso sabor a fruta.

Disfruta el lujoso sabor de la colección chilena de Don Tony Perez.

Service Image

Nuestros vinos son preservados en botellas de alta calidad para poder así ser exportados a todo el mundo. Don Tony Perez siempre pensando en sus grandes clientes.

Service Image

Para nuestro proceso de maduración contamos con grandes bodegas con la temperatura ideal para una fermentación efectiva y rápida, y de esta manera obtener un excelente vino.

Service Image

Nuestras uvas tienes atraviesan un fino proceso de fermentación para proveer la mejor sensación y sabor a su paladar.

OUR WINERY

A LITTLE CLOSER TO YOU

decoracion

UN VINO QUE SE DESTACA ENTRE TODOS

DON TONY PÉREZ WINES es hoy por hoy uno de los mejores vinos jóvenes del mundo. Su historia aunque reciente se remonta muchos años atrás cuando su creador, visitó varios países del mundo, entre otros, Estados Unidos, Italia, Francia, España, Portugal, Australia, Nueva Zelanda, Argentina y Chile, y descubrió en este último país, en el Valle de Curicó, unas plantaciones de Cabernet Sauvignon y Sauvignon Blanc, únicas en el mundo, debido al suelo y la temperatura en el área, que producía un vino excepcional, lo que lo inspirarían a crear una nueva marca de vino, con denominación de origen, llamada a destacarse entre todas las demás. Y su descubrimiento no fue casual, fortuito, pues había sido motivado por su deseo de descubrir, para su gusto y opinión, el mejor vino del mundo…

Pero a don Tony Pérez, primero le tocó trabajar duro y mucho para convertirse en un exitoso hombre de negocios y empresario vinícola; desde vender en la calle periódicos, papas fritas, flores, dulces, helados, hasta limpiar zapatos, siempre buscando la forma de ganarse la vida con mucha honestidad…

 

Cuando tuvo la edad suficiente para tomar, probó muchos vinos hasta que tuvo la oportunidad de conocer y degustar un Don Perignon, el vino espumoso que lleva el nombre del monje que descubrió el champagne, personaje a quien le profesa una gran admiración por su historia y que lo animó desde entonces a buscar y a beber siempre lo mejor.

 

Fue así como don Tony Pérez, en el Valle de Curicó, dejó de ser un buscador, probador y coleccionista de vinos, para poseer su propia bodega y para producir y comercializar su propia marca de vinos: DON TONY PÉREZ WINES; a partir de la mezcla de las mejores uvas de la Tierra, como la Viognier, la Riesling, la Cabernet Sauvignon, la Syrah y la Petit Verdot, mezclas que por sí solas son maravillosamente apetitosas, y si además son aromatizadas con frutas tropicales (como el mango, la piña, la pera de oro y la fruta de la pasión) o andinas (moras, cerezas, ciruelas, zarzamoras y arándanos), y si para completar son encantadas con el toque mágico de las esencias naturales como la canela, el chocolate o la vainilla, el resultado no puede ser otro que una bebida dionisíaca, de gran aroma y sabor, elíxir de los dioses.

Por ello, el vino de DON TONY, al decir de un gran enólogo, es “un vino que devino divino”, por sus ingredientes y por la forma en que ha sido preparado. Un reconocido catador lo llamó “la ambrosía de los amantes”, de los amantes del buen vivir, del buen comer, del disfrute y del amor. Por eso no se extrañe si a la hora de pedir un vino, un buen sumiller le recomiende un TONY, el vino que se destaca entre los demás, por su calidad, por su aroma y exquisitez, por ser un vino sedoso y sensual, afectuoso y leal, el que no traiciona su gusto y su paladar.

Wineglass of red wine with grapes on black background

+Toggle the Widgetbar